La Audiencia de Barcelona otorga la guarda y custodia de un niño de nueve años a su abuela materna, que lo cuidó, y ante la “despreocupación” del padre respecto al hijo, afirma la sentencia, recogida por Europa Press.

Después de que los padres se separaran, la madre sufrió un derrame cerebral que le provocó una discapacidad del 90%, y la abuela pasó a encargarse “en solitario” de ella y del niño, que entonces tenía dos años y actualmente tiene nueve, han explicado a Europa Press fuentes de Col·lectiu Ronda, que ha representado los intereses de la abuela.

El tribunal considera que la abuela ha sido “la principal referencia del menor puesto que convive con ella desde los dos años y lo ha hecho de forma ininterrumpida”, por lo que ve como medida más beneficiosa mantener a la abuela la guardia y custodia que hasta ahora ha ejercido de hecho, recoge la sentencia.

La abuela cuenta con una red de apoyo de familia extensa y está en condiciones de ocuparse de su nieto, al que ha cuidado, se ha ocupado de su cuidado médico, y se ha preocupado de su seguimiento académico, asistiendo a reuniones y tutorías en el centro, en el que figura que el niño está perfectamente adaptado y con correctas calificaciones escolares.